lunes, 24 de noviembre de 2008

Carta a la señora Francis

Estimada Señora Francis. Soy un chinito desesperado que busca un buen partido. No creo merecer tan mala suerte, pues soy un buen muchacho simpático, cariñoso y responsable, pero el caso es que termino de encontrar a nadie que me convenza.

En mis años mozos coqueteé con el socialismo, pero pronto me defraudó; no respondía a lo que yo esperaba de él. Últimamente está muy interesado además en otro pretendiente al que llaman nacionalista, un muchacho que habla bastante raro y que le gusta la independencia. Yo creo que no van a llegar a buen fin, pero él sabrá.

Así que me puse a buscar otro. Pronto encontré a un partido muy popular llamado Pepe que parecía serio y a él me arrimé. Pero este también tiene su retranca y últimamente su familia hace cosas raras que no me gustan y que han crear un escollo en nuestra relación. Fíjese que en Cataluña y en otras regiones también coquetean con el muchacho nacionalista porque quieren caerle simpático. La verdad es que no sé que les da este nacionalista; a mí no me parece de fiar, pero se ve que sus encantos son inconmensurables.

Pero además, querida amiga, la familia de Pepe empieza también a comportarse extrañamente en otros sitios. Algunos de sus miembros regionales también están cogiendo una cierta simpatía a eso de ir un poco por libre (creo que lo llaman “realidad nacional”) y últimamente se oponen poco al socialismo porque dicen que están p´ayudar. . Yo valoro la fidelidad a los principios, señora Francis, por eso exijo que el partido que escoja no cambie de opinión según le interese y me la pegue con quien no espero.

Pero aún hay más. En mi tierra, Madrid, uno de más conocidos familiares de Pepe mantiene una atracción fatal hacia la familia mediática de mi primer partido y siempre recelo que algún día se forme algún triángulo extraño que pueda afectarme, ya que entonces no sabría a quien hacer caso, si al familiar de Pepe o a mi antiguo pretendiente.

En fin, un lío. Como habrá comprendido a estas alturas no soy una damisela con mal de amores ni un gay, sino un votante en busca de a quien otorgar su confianza. Un sabio consejero radiofónico y digital me aconsejó en las pasadas elecciones municipales le diera de comer a unos peces ciprínidos que habitan en el estanque del Retiro, y en eso andaba, aunque también me han dicho que han llegado a esta localidad otros muchachos que parecen buenos partidos y que no son como los anteriores pretendientes, incluso andan reñidos con ellos. Una viste de Rosa y otros se llaman a sí mismos ciudadanos. Habrá que estudiarles a ver si merecen la pena.

Bueno, ya me despido. Espero sus acertadas recomendaciones y que me ayude a salir de esta disyuntiva política que me corroe las ideas y me crea gran desazón.

Suyo afectísimo.

Oriental confuso.



3 comentarios:

GKCh dijo...

Hols, oriental confuso.
No soy la Francis, pero te aconsejo que estudies los programas de la Rosa (Díez, no la rosa psoera) y de los Ciudadanos y decidas a quién votar según te dicte tu conciencia.
Muy buno el post, para no variar.
Un abrazo, Chinito

nieto1 dijo...

Buenos días CHINITO:

Estoy por aquí leyendo y viendo tu blog. por cierto he puesto tu blog como enlance en el mio.

Un abrazo.

nieto1 dijo...

Buenas noches CHINITO:

Te voy a echar la bronca, haber si atendemos este Blogs.

No puede ser que con los POST, tan buenos que escribes, no los cuelgues aquí.

Un abrazo y perdona mi broquita.