martes, 3 de mayo de 2011

El desprecio de Mayo

Martes, 12 de Floreal del año CCXIX.

Este dos de Mayo, el zetapédico gobierno ha hecho nuevamente un desprecio a los madrileños, cosa desgraciadamente bastante frecuente. Ni un solo miembro del gabinete (en funciones) del doctor ZP se ha dignado asistir a los actos de la fiesta de la Comunidad de Madrid, lo que no ha ocurrido nunca ni en esta ni en ninguna otra comunidad autónoma, que se sepa.

Está claro que se han tomado el día festivo, quizás para descansar de la agotadora jornada del día anterior —Fiesta del Trabajo, o del Paro, según se mire—en la que “millones de trabajadores” se echaron a las calles para mostrar si inquebrantable adhesión al gran Ejecutivo progresista y su acertada gestión en materia económica y laboral (fin de la ironía).

Eso sí, para compensar han mandado al ínclito Tomás —y no digo más— supuesto rival de Esperanza Aguirre el próximo día 22. Y dice “supuesto”, porque se le augura menos porvenir que a un submarino debajo de un grifo.

El Dos de Mayo es una fecha muy importante, no sólo para los madrileños sino para todos los españoles, de ahí que el no acudir a los actos quede bastante mal. Conviene recordar que ese día de 1808 y los siguientes murieron muchos patriotas por la Libertad y la Independencia de España, esa nación cuyo concepto es discutido y discutible para algunos.

De todas formas, nada sorprende ya con estos desgarramantas que sólo parecen querer gobernar para una parte de la sociedad, es decir, los suyos o los que les apoyan a cambios de prebendas y competencias, mientras que los “otros”, como es el caso de los madrileños, son sistemáticamente castigados por no ser socialistas ni seguir los postulados vetustos de la izquierda.

Pues que no vengan, que no ofenden quien quiere sino quien puede. Y el año que viene que no se les invite, que además deslucen los actos.

3 comentarios:

Impertérrito dijo...

Mejor, Emperador, mejor que no vayan. Ya se sabe, mejor solos que mal acompañados. Y esa gentuza es una mala compañía.

Un abrazo.

Interruptor dijo...

No saben comportarse, no saben estar, no saben gobernar, no saben hacer nada. No se podía esperar otra cosa.
De cualquier forma, mejor que no estuviesen, más a gusto que estarían los presentes.

FRAN dijo...

Hola, EMPERADOR:

Federico defiende la idea de que el dos de mayo debería ser nuestra fiesta nacional, ya sabes, y tal vez tenga razón. Digo esto para abonar tu idea de la importancia de esa fecha y porque eso pone de relieve aún más el desprecio que le han hecho al pueblo de Madrid, en particular, y al pueblo español, en general.

Y sí, mejor que no vayan estos zetapédicos 'desgarramantas'. Me ha encantado esta expresión, muy buena y castiza, como todo el artículo.

Un fuerte abrazo, Emperador de los Madriles