miércoles, 18 de febrero de 2009

No me gusta el fútbol

Lamento decirlo y seguramente defraudaré a muchos de los millones de fans con que cuento en la blogosfera del Internet, pero es así. No me gusta el fútbol. Lo odio desde pequeñito (desde que era más pequeñito que ahora, que ya es decir) y nunca le vi la gracia al hecho de observar durante noventa minutos a veintidós tíos dando patadas a un balón, y encima sufrir como si a uno le fuera la vida en ello.

Pero además mi inquina por el fútbol se debe a otras razones añadidas. Cuando era un tierno escolar tampoco me gustaba y, por lo tanto, se me daba bastante mal jugar lo que acarreaba que mis demás compañeros me señalaran con el dedo como si fuese un bicho raro, aumentando obviamente mi animadversión hacia semejante jueguecito. En el colegio, los que jugaban bien eran considerados semidioses (incluso por algunos profesores), aunque luego se llevaran a casa cinco suspensos mientras que los que estudiaban eran tildados de “empollones” como era mi caso. Se me daban bien otros deportes (atletismo, etc.) pero el jugar bien al fútbol era lo que daba prestigio, y me temo que así sigue siendo ahora. Mi hijo, que tampoco es muy aficionado, se queja de que en el colegio la mayor parte de sus amigos lo tiene como tema coñazo principal.

Más peligrosa aún es la utilización como arma política. Se quejaban de Franco, pero se sigue utilizando el fútbol como anestésico para que el pueblo no piense en la que está cayendo, porque la que cae es gorda. Las libertades están cada vez más coartadas, la crisis nos machaca, se persigue más o menos veladamente a todo aquel que se destaque en su crítica a los postulados imperantes del nacionalprogresismo, pero nadie dice nada. Mientras tengamos tele (reality shows, series estúpidas y demás), fútbol y resistamos con las cuatro perras que nos quedan, esto es Hollywood.

Respeto, no obstante, a los que sí les agrade este espectáculo (para mí no es un deporte) y está bien que lo vean, pero habría que preguntarse cuánta gente es aficionada al fútbol de verdad y cuánta lo es simplemente por simbiosis o mimentismo con sus amigos y allegados. Es muy posible que si en la televisión se impusiera que todos viéramos debates de Física Cuántica y se programaran en prime time, los discípulos de Planck se contarían por millones. El individuo es una emanación del Ser Supremo, pero la masa suele ser lanar, que diría Federico. Por eso probablemente los individualistas tenemos algo de genios, aunque esté feo el decirlo.

Sí me interesa un aspecto futbolero y es cuando gana España. Me alegra enormemente como español y también me place mucho el berrinche que se agarran los nacionalistas con cada victoria de la Selección. Asimismo, estoy también seguro que si los equipos de fútbol fueran como el de la foto de abajo yo también me aficionaría y quemaría este escrito. Mejor dicho, no lo quemaría porque me cargaría el ordenador que mis buenos ratos me hace pasar y mi dinero me costó, pero seguramente lo borraría preso del fervor deportivo que inspiran estas imágenes.

Un saludo.


4 comentarios:

GKCh dijo...

Hola, Chinito:

Me parece muy bien que no te guste el fútbol. Ya sabes que a mí sí me gusta, sobre todo cuando juega la Selección, y en eso coincidimos. la verdad es que a mí de pequeño tampoco me gustaba pero fue mi mujer -paradojas de la vida- la que me aficionó al fútbol y, en concreto al Real Madrid.

Es verdad lo que dices de la utilización política del fútbol. Eso lo inventaron los romanos con lo de 'Panem et circenses' y Mussolini, creo, lo cambió por lo de 'pane e calcio', o sea, lo mismo. Ahí tienes toda, toda la razón. Con eso y otras cosas nos tienen entretenidos (anestesiados, más bien) para que no nos demos cuenta de la que está cayendo, como bien dices. Fíjate, además, en la última eurocopa y en lo de llamar a la selección 'la roja'. Hombre, se pasaron un poco, aunque nos dieron una grandísima alegría, es verdad.

Por otra parte, no entiendo a esa gente que se enfada y pasa un mal rato porque ha perdido su equipo. Hay cosas más importantes en la vida.

Con todo, qué quieres, amigo, he acabado aficionándome al fútbol pero sin estridencias.

Por cierto, muy buena la Selección de la foto. ¿Dónde, cuándo juegan?

Un fuerte abrazo, Chinito

nieto1 dijo...

Buenas tardes CHINITO:

Acepro que no te guste el futbol, pero por lo que veo la selección femenina te tiene comida las neuronas.

Un abrazo

perLuis dijo...

hola
todo estaba muy bien hasta que dices que te alegras solo cuando gana tu pais

si realmente crees en tus palabras no deberia ser así

un partido de futbol siempre será un partido de futbol aunque gane todos los partidos de la galaxia o aunque hagan quinientos goles.
nunca será más que un simple juego de "hombres"?

http://nofut.webs.com/

chao.

Magdalena von der Heyde dijo...

Yo también lo odio en mi país la Argentina no piensan en otra cosa ni hablan de otra y la gente es cada vez más ignorante por que es lo único que le interesa !!!!!!