lunes, 23 de diciembre de 2013

Nostalgia en Navidad


Crecen los meses en el calendario y nos volvemos a colar en las fechas donde todo es alegría y esparcimiento, o eso se supone. Y es que en esta época de festividad y obsequios que nos da un respiro tras los duros meses de otoño, a muchos se nos aparece la melancolía. Es lo malo de obligar a ser feliz a plazo fijo, porque se consigue lo contrario.

Pero aunque ya no existan aquellos seres queridos que nos dieron todo ni esa infancia feliz de las eternas tardes de juegos, debemos aferrarnos a ese fragmento de espíritu navideño que aun reside en nuestros corazones. Reunámonos con nuestros familiares y amigos, y vivamos estas fiestas con nuestra familia, ésa con la que convivimos bajo el mismo techo y de la que muchas veces nos aislamos para recrearnos en nuestras pequeñas miserias.

Si algo debe tener la Navidad es ser un tiempo y un lugar de encuentro, donde no haya que gastarse un pastizal en regalos ni comer como un marrano. Lo que alimenta el espíritu no es palpable ni suntuoso.


Feliz Navidad, amigos.

1 comentario:

Amador Valencia dijo...

Buenos días:

MUCHAS FELICIDADES tanto parti como para tu familia, con esacon la que convives todos los días.

Un fuerte abrazo.
PEPE(nieto)